FILOSOFÍA

“Para ser alguien aquí y ahora hay que renunciar a ser otro, en otra parte o más tarde.”
Vladimir Jankélévitch

Mi filosofía y método de trabajo se basa en la recuperación del cuerpo, de la voz y de la autenticidad. El objetivo que planteo conjuntamente con mis clientes y estudiantes es la búsqueda de un estilo propio, liberado de la necesidad de asemejarnos o imitar a otros.

¿Qué necesitamos, qué deseamos, qué esperamos, cómo nos sentimos, cómo nos conectamos, cómo estamos en la vida y desde qué lugar enfrentamos los conflictos con nosotros mismos y nuestro entorno?

En muchas circunstancias esas preguntas existenciales se desmoronan, simplemente no encontramos las respuestas. Por esta razón confío en la presencia del presente. En el proceso de crear y planificar un taller sobre “Inteligencia Emocional y Social” escribí este texto:

“Nada de los que nos rodea desde que nacemos durará para siempre, la vida está en el uso, no en el tiempo, es aquí y ahora cuando las cosas suceden. Ni el dolor, ni la belleza, ni la felicidad, ni el sol, ni la lluvia continúan, ni la orfandad, ni la melancolía, ni el desapego, ni el vacío, ni el lamento, ni la envidia, ni la rabia, ni el amor, ni la paz, ni lo que nos asiste ahora, ni lo que sucederá mañana. Todo, absolutamente todo, pertenece a un pasado que fue, un futuro incierto, pero tenemos en nuestras manos: un aquí y ahora existencial.”

Cada ser humano nace y se desarrolla con una infinidad de matices y complejidades. Muchos de los problemas de nuestra vida se presentan una y otra vez porque los seguimos observando desde un marco de referencias antiguo y estrecho.

 

Mi método nace bajo un enfoque multidisciplinar y holístico, conectando el cuerpo, la voz, la palabra y la presencia y donde mi formación como Terapeuta Gestáltica me posibilito integrar mis otras formaciones derivadas de la danza y el teatro.

 

 

La palabra Gestalt proviene de la lengua alemana que se ha traducido como forma o configuración, sin embargo, también puede traducirse como figura, estructura o creación. La palabra Gestalt puede aplicarse siempre que uno se refiere a “cualquier todo separado” (Köhler, 1929), por otro lado, el término holismo fue creado por el filósofo Jan Smuts en 1926 y se deriva del griego holos que significa “todo”, “entero”, “total”. El holos constituye una unidad que es múltiple en sus manifestaciones, que se expresa en un contexto de relaciones e interacciones multidimensionales constantes.” (González, 2009, p. 31).

 

El principio que ha caracterizado a la teoría Gestalt es “el todo es más que la suma de las partes”, es decir, cada parte es un principio y fin, es vital y concreta, principios que la autorregulan y a su vez le permiten retroalimentar todo (Salama, 2008, p. 80).

La teoría Gestalt desarrolla una visión holística del ser humano, de tal forma que lo considera una totalidad, por tanto, se integran a la vez sus dimensiones sensoriales, afectivas, intelectuales, sociales y espirituales, permitiendo una experiencia global donde la vivencia corporal puede traducirse a palabras y la palabra pueda ser vivida corporalmente. Favorece un contacto auténtico con los otros y con uno mismo (Santacruz; Valiente; Lazcano, 2011).

 

La Gestalt hace principalmente énfasis en la propia visión que, el individuo, tiene sobre si mismo como un ser creativo, siempre en constante crecimiento, también engloba la cultura de la persona, su pensamiento, sus emociones y pensamientos. La mirada y el trabajo Gestaltico es fundamentalmente holístico, es decir, que percibe a los objetos, y en especial a los seres vivos, como totalidades. nada existe por sí solo, aislado.